Nuestra Virgen viste de luto

por admin

Se ha convertido en costumbre en estos últimos tiempos,  que la Virgen acompañe con su vestimenta al tiempo litúrgico en el que nos encontramos, costumbre que por otro lado,  es toda una tradición en otros muchos lugares y que pensamos que  con gran acierto  ha adoptado también nuestra Junta de Gobierno .

A las puertas del mes de noviembre, mes en el que los cristianos tenemos un recuerdo especial hacia nuestros hermanos que partieron ya de esta vida en busca de la gloria de Dios, la Virgen de la Paz de Teba luce ataviada de luto en su altar, acentuando más si cabe, su pena y su dolor.

La Virgen luce un rostrillo y pecherín de encaje en tono crudo, manto liso en negro con saya del mismo color y  fajín también negro con cruz blanca,  el conjunto se remata con  apenas unas joyas representativas,  de las cuales,  lo  que más llama la atención es la ausencia de su tradicional corona de Reina. La pompa, los colores y las grandes joyas quedan atrás en estos días para mostrar una apariencia más compungida donde el protagonismo se centra en la propia belleza gestual de las imágenes.

En definitiva, lo que simbólicamente se quiere representar es la tristeza que caracteriza a estos primeros días de noviembre y nuestro recuerdo hacia  todos los hermanos difuntos,  en especial por todos los que han fallecido durante la pandemia y al mismo tiempo por todo lo que este último tiempo ha dejado de desconsuelo y desánimo  en muchas familias…

MABR

0 comentario

También te puede interesar

Deja un comentario