Presentación Cartel Semana Santa 2019

por admin

Maria de los Angeles Berdugo Romero

Teba, 6 de marzo de 2.019

Muy buenas noches a todos…

Este acto supone el comienzo de un ilusionante camino que nos llevará en los albores de la primavera, a una nueva Semana Santa… “a la expresión del amor de Cristo en cada detalle, en las delicadas tallas que componen las imágenes, en el fino bordado de cada uno de los enseres, en la plata repujada, o en la belleza de la flor puesta con dulzura en cada esquina”…

Treinta años han pasado desde aquel primer cartel de Semana Santa, en el que el precioso rostro de la Virgen de la Paz, era el encargado de anunciarnos por primera vez, a Teba y al mundo,  que la Semana Santa llegaba.

Treinta años de esta  bonita iniciativa de la Agrupación de Cofradías en colaboración con el Ayuntamiento, que cada año nos ha ido ofreciendo una bienvenida diferente, a cual más impresionante y conmovedora, con los rostros e imágenes de la Pasión en Teba.

Rostros e imágenes que con la más sublime de la bellezas   vienen a representar el dolor, el  misterio,  la Pasión y la Resurrección de lo que los cristianos venimos conmemorando desde hace siglos por estos días…nuestra Semana Grande…

Y Treinta años hace ya, desde que yo,  como algunos de vosotros (bonita costumbre de la época) colgué aquel primer cartel en mi habitación del piso de estudiantes, orgullosa de aquel rostro,  de aquel anuncio y de aquel pueblo…

Teba, Semana Santa 1989…

Hoy, tres décadas después, es de nuevo la inigualable imagen de la Virgen de la Paz la que se convierte en protagonista y la que nos vuelve a abrir  la senda de la Cuaresma, cual madre que lleva siempre de la mano a su hijo para que nunca se pierda por el camino…

El cartel de la Semana Santa, nos advierte,  que es tiempo de recogimiento y  de meditación.

Tiempo de sacrificio y penitencia…

Tiempo de conversión para ajustar el rumbo de nuestra vida, cuyo fin no es otro que la Pascua definitiva…

Es hora de volver a encontrarnos con Dios y limpiar nuestras almas.

…También nos recuerda que es el momento de limpiar la plata, disponer las flores, la cera e incienso, como ofrenda a nuestras benditas imágenes.

Estamos  en Cuaresma…

Ruego se acerquen la Hermana Mayor de la Hermandad de la Paz y el Presidente de la Agrupación de Cofradías y Hermandades de Teba, para ayudarnos a descubrir el Roll-up que contiene la imagen del cartel anunciador de la Semana Santa 2.019…

Ahí está nuestra Señora de la Paz …

Majestuosa, dulce, humilde, divina, señorial…

Es  la reina del cielo,  de mi corazón y  también del vuestro.

es Paz y a la vez es Esperanza,

es Dolores y es también Soledad,

es Estrella y Amargura,

es Candelaria y es Rosario,

es Rocío y es Gloria, Es… MARÍA,

Y  sobre todo es MADRE…”

Como podéis ver, en el Cartel de este año  aparece de perfil la imagen de la Virgen de la Paz.

Está subida en el Paso de Palio, que cada Jueves Santo hace estación de penitencia por las calles de Teba.

En el conjunto de la imagen destaca sobremanera el carismático rostro de la Virgen… los ojos como no podía ser de otra manera tristes, dos lágrimas caen por su rostro y brillan como puñales que se clavan en nuestro corazón cada vez que contemplamos su dolor contenido; dolor el suyo que atenúa el nuestro y que nos libera de todo padecimiento tal y como una madre hace con su hijo.

Enmarcando el rostro, un precioso tocado de blonda sutilmente plegado por manos expertas, las de su camarera, para,  por si eso fuera posible, hacerla parecer aun más bella;

La toca de sobremanto plateada y ribeteada en oro, para terminar coronada y ataviada de reina,  joyas y alhajas la adornan, un pañuelo bordado y la rosa de Jericó en una de sus manos, un rosario en la otra…  todos ellos testimonio de fe con el que sus hijos han querido obsequiarla y que guardan secretas historias y  promesas que solo ella conoce…

Plateados, dorados, y blancos  forman una simbiosis perfecta que resaltan ante el oscuro palio, que viene a representar el dolor del trágico momento que está por llegar…ahí la tenéis, pararos a contemplarla porque de verdad merece la pena…

Quiero dar las gracias en este momento, a todos aquellos autores de fotos, que inmortalizan momentos tan significativos de la vida de nuestras Hermandades.  

Permitidme que diga que no son solo meras fotografías, son emociones, sentimientos, incluso sonidos y olores los que quedan congelados en una imagen, que a partir de ese instante, se convierte en una puerta abierta para que todos nuestros sentidos se inunden de aquel mágico momento.

Hacéis un gran favor a la Historia y  aunque por razones obvias,  no todas esas imágenes tienen el privilegio de anunciar la Semana Santa de nuestro pueblo, es de agradecer que regaléis  ese, vuestro momento  de intimidad para que todos podamos compartirlo…

Hoy ese privilegio te lo llevas tú de nuevo, Juan Cansino, insigne y destacadísimo hermano de nuestra hermandad… poco te faltaba por hacer ya y ahora te nos descubres como un consumado fotógrafo.  

Permíteme que te diga, que tengo muy claro que  no es casualidad que hayas sido capaz de plasmar este precioso momento de intimidad, solo alguien que mira a la Virgen con ese cariño con el que tú lo haces desde que te conozco,  puede ser capaz de captar esa imagen sublime y mágica.

Quiero imaginar el momento exacto en el que haces la foto… en él parecieras  buscar algo especial  al mirar a tu Virgen y me atrevo a decir sin miedo a equivocarme, que buscabas  una mirada cómplice …

En esa mirada imagino que buscas cobijo,  porque,  no hay mayor consuelo y refugio  para un hijo que la mirada de una madre

Una madre es quien da la vida,

una madre siempre  escucha y acompaña,  

una madre solo quiere lo mejor para  su hijo,

una madre también riñe,  y se equivoca y duda,

una madre siempre perdona,

una madre va a estar ahí pase lo que pase…

una madre siempre  va a querer a un hijo más que a su propia vida…

La Virgen María además de todo eso y precisamente por la participación que tiene en la Gracia de Dios puede ver nuestro corazón, ve nuestros pensamientos, ve los deseos que nos animan, sabe de nuestras dificultades y problemas. Está presente en todos los momentos de nuestra vida rodeándonos de cariño y de ternura.

Abrir el corazón y los ojos de la fe a esa presencia, a esa intervención maternal suya en nuestra vida, nos ayudará a conocer mejor a la Virgen y a no querer separarnos nunca de ella…

“Préstame Madre tus ojos

para con ellos mirar

porque si con ellos miro

no volveré a pecar.

Préstame Madre tus labios
para con ellos rezar
porque si con ellos rezo
Jesús me podrá escuchar

Préstame Madre tus brazos
para poder trabajar
que así rendirá mi trabajo
una y mil veces más.

Préstame Madre tu manto
para cubrir mi maldad
pues cubierta con tu manto
al Cielo he de llegar.

Préstame Madre a tu Hijo
para poderlo yo amar
pues si me das a Jesús
qué más puedo yo desear”
Permitidme que dedique esta presentación a todas las madres, en especial a la mía.

Muchas gracias y que la Virgen de la Paz siempre os acompañe en vuestro camino…

           Mª Angeles Berdugo Romero

0 comentario

También te puede interesar