JORNADAS COFRADES 2024

por admin


Teba, 17 de marzo del año de gracia de Nuestro Señor Jesucristo 2024
Excelentísimo ayuntamiento de la Villa condal Teba, señor juez de paz, reverendo señor
cura, párroco y director espiritual, hermanas siervas del evangelio, presidente de la
agrupación de cofradías y hermandades de Teba, hermanos mayores o representación de la
real y muy antigua Hdad. de nuestro padre Jesús Nazareno, María Magdalena y San Juan
Evangelista, muy ilustre Hdad de nazarenos de María Santísima de la Paz, patrona de los
emigrantes, venerable Cofradía y Antigua orden tercera servita del santísimo Cristo de la
sangre y María santísima de los dolores, hermandad del santísimo Cristo resucitado,
misioneros de la alegría, Hdad., de San Isidro labrador ,patrón de los agricultores muy
antigua y venerable hermandad de Nuestra Señora de la cabeza, Real, Cofradía de Nuestra
Señora del Carmen siglo XVI y muy devota veneración a Nuestra Señora del Pilar, Hdad del
Dulce Nombre de Jesús, hermandad. de Nuestra Señora del Rosario patrona y alcaldesa
perpetua de Teba, familia, devotos y amigos todos.
Empezaré estas jornada cofrades de la misma manera que comencé en el 2020, mi pregón
de la Navidad con la expresión que tanto decía Jesús :Scholem Aleijem, y qué significa la
paz esté con ustedes.
A las puertas de mis 20 años, creo que es uno de los días más importantes de mi vida .
Por ello, quiero agradecer principalmente a mi familia que hoy me acompaña , a la
agrupación de cofradías por confiar en mí para ser el ponente de esta jornada cofrades y a
todos vosotros por asistir y aguantar a este humilde cofrade.
Hace unos años, estaba en una procesión de Málaga, de mi hermandad de rescate y María
santísima de gracia , cuando con unas rigurosas normas,estábamos realizando nuestra
estación de penitencia.
Y fue en ese momento cuando me intrigué por todo el protocolo, que es necesario en las
hermandades, y que a veces incluyamos, todos nos saltamos sin darnos cuenta .
He de decir que si por mí fuera esta conferencia duraría mínimo cinco o seis días debido a
que hay más de medio centenar de libros y páginas que hablan del Protocolo Cofrade.
Pero como no podía extenderme tanto decidí resumirlo al acto que toda Hdad, a mi parecer.
asume como su preferido, el desfile profesional.
Alguna vez os habéis parado a pensar cuál es el origen de cada enser que sacamos en la
procesión?
De dónde vienen esas personas con Túnica y Capirote, que dicen llamarse penitentes, cuál
es el origen de un palio en un trono o de un simple estandarte?
Por ello, en esta conferencia, os quiero hacer al menos intrigados en el tema sobre el origen
de cada elemento patrimonial y la importancia de cada uno de ellos.
Pero también tengo que decir que el día de hoy me lo tomo como un reto personal.
Mi objetivo es que Antonio García o conocido popularmente como el Polino salga hablando
bien de esta conferencia, por mi parecer, sin conocerlo mucho, creo que también le gusta
bastante el protocolo .
Si al acabar me da por lo menos la enhorabuena creo que lo he conseguido .
Siempre hablaremos desde el respeto hacía todas las hermandades, cada una con su
patrimonio y sin olvidar que haya más o menos , el fin principal siempre será manifestar
nuestra por las calles.
Ya, si más dilación, empecemos con nuestro desfile profesional.
En cabeza debe ir ese símbolo de todo cristiano, por ello, el primer enser que sacamos en
el cortejo es la cruz guía.
Todas las cofradías inician sus desfiles, la cual es llevada por un hermano vestido con la
túnica de penitente al que se le suele llamar crucero. Es por tanto, la insignia de mayor
importancia en el cortejo procesional.S simboliza el carácter cristiano de la procesión,
representando además la cruz que todo cristiano debe seguir. La Cruz de Guía va siempre
flanqueada por una o dos parejas de faroles (llamados faroles de guía), que suelen ser los
más grandes de todo el cortejo. La Cruz de Guía se suele elaborar en el mismo material en
que está hecho el paso del Cristo (madera, plateado, dorado, etc) y puede llevar en la
intersección de los brazos una imagen del crucificado ó alguna reliquia.
Al ver la cruz, sabremos cual es el carácter de lo que viene a continuación.
Le sigue la bocina . Es una insignia en forma de trompeta que lleva unido a un tubo paños
de terciopelo normalmente bordados y que se suele llevar en el hombro del penitente.
Pueden observarse bocinas (en algunos lugares se les llama Trompetas) en diferentes
lugares del cortejo, según tome la cofradía como referencia de su significado. No está bien
definido su origen. Unos dicen que antiguamente indicaba la marcha o parada de la cofradía
(por esa razón iría al principio del cortejo, delante o justo detrás de la Cruz de Guía;
personalmente me decanto por esta opción y es la que usan las hermandades llamadas de
bulla). Otros que se usaban para hacer una representación sonora de la Pasión de Cristo
(por esta razón se explicaría el llevarlas delante de los pasos y es la opción que suelen usar
las hermandades de negro). Otros dicen que es en recuerdo de los soldados que
acompañaron a Cristo hasta el Calvario (y las ponen al lado del Senatus). Carecen de
significado litúrgico y, desde luego, han perdido totalmente su vertiente musical para
convertirse en enseres meramente ornamentales. En los paños de las bocinas podemos ver
representados el escudo de la hermandad, pasajes pasionales o simplemente el raso del
terciopelo. Se suelen colocar 4 en el cortejo del Cristo y 2 en el cortejo de la Virgen.
Llega la parte más importante de todas , la guardería, esa multitud de niños alegres que
parecen estar de celebración entre bromas, carcajadas y burlas… (de ahí el origen del
cartel de la Semana Santa de Málaga). Son una parte fundamental en la cofradía porque
como los mayores soléis decir… son la nueva savia y siii,,, sin lugar NUESTRO FUTURO
COFRADE.
A continuación el Senatus. Se sitúa inmediatamente detrás del primer tramo de penitentes
de la procesión. Debe ir flanqueado por dos o cuatro varas, incluso puede ir solo, pero
nunca acompañado por faroles, ya que es una insignia pagana. El inicio del procesionar
de esta insignia se desconoce aún, aunque probablemente se puso debido a que esta
insignia la llevaban las tropas romanas que acompañaron a Jesús en el camino del
Calvario. En dicha insignia aparecen las siglas S.P.Q.R., cuyo significado es Senatus
Populus Que Romanus, el Senado y el Pueblo Romano, imitando las que llevaban las
legiones romanas que ocupaban la región de Palestina en la época de Jesucristo. La cartela
con las letras se suele rematar con el retrato de Tiberio (emperador romano en los
momentos de la Pasión), una corona de laurel ó un águila imperial.
Libro de Reglas
En la procesión suele situarse al final de los tramos de las secciones de Cristo, salvo en
las hermandades definidamente marianas en las cuales se coloca al final de los tramos
de las secciones de la Virgen junto con la Ante-Presidencia y Presidencia. Está formado
por una tapa en terciopelo con el escudo y las cantoneras repujados, dentro van las
reglas originales de la Hermandad (en otros lugares se les conoce como Estatutos), en
algunos casos pueden ser muy antiguos y ser de un gran valor. El portador del Libro
(normalmente el Secretario) está flanqueado por dos ó cuatro varas. El Secretario, al
contrario del resto de miembros de la Junta de Gobierno no lleva vara, sino una pértiga.
Esta insignia carece de valor litúrgico y procesiona en recuerdo de pasados tiempos en
que los mismos servían para argumentar con las autoridades, religiosas y civiles, en
casos de discrepancia. Por esa misma razón no tiene ningún sentido acompañarlo de
luz, como se hace a menudo en determinados cultos internos de las hermandades.
Ante-Presidencia del Paso
Formada por cinco penitentes con varas, anteceden a la Presidencia del paso. Dichos
penitentes suelen ser los más antiguos de la cofradía o hermanos que han realizado
algún favor especial a la cofradía.
Presidencia de Paso
Delante de cada paso se sitúan varios penitentes con varas, la Presidencia del paso del
Cristo suele ser la de la procesión salvo que la cofradía sea eminentemente mariana; en
la Presidencia de la procesión se sitúan el Hermano Mayor, representantes de otras
hermandades ó colectivos hermanados, el Pregonero y el Director Espiritual. En la
Presidencia del otro paso se suelen situar miembros destacados de la Junta de
Gobierno y representantes de otras hermandades e incluso el Predicador de los cultos
cuaresmales. El Hermano Mayor y el Director Espiritual llevan normalmente la vara de
color dorado para diferenciarse del resto.
Acólitos
Se diferencian en acólitos ceriferarios y turiferarios, se les suele llamar en conjunto
«servicio de paso». Los acólitos ceriferarios son aquellos que portan un cirial y tienen su
origen en los inicios de la Semana Santa, sirviendo como luz para alumbrar las
pequeñas andas en las que iban las imágenes. Por eso deben ir inmediatamente al lado
del paso o actualmente justo delante del mismo, ya que forman parte del servicio del
mismo. El color de las velas de los ciriales siempre debe ser el mismo que porte el paso
que lleva detrás. Digamos a modo de alegoría que si el Paso es el Altar, los acólitos son
el Presbiterio. En la mayoría de las hermandades suele haber de cuatro a seis acólitos
ceriferarios. El uso en algunos lugares de mayor número de acólitos no tiene ningún
sentido litúrgico y lo único que hace es dificultar la visión del paso. Los acólitos
turiferarios portan los incensarios, la naveta y el canasto, y son aquellos que impregnan
de incienso todo el lugar inmediatamente cercano al paso, haciéndose así como si el
paso se tratara de un altar. Hay que tener en cuenta que el uso del incienso está
reservado para la Eucaristía y las imágenes de Cristo y de María. En algunos sitios a los
acólitos se les llama Dalmáticas, en referencia a la prenda que utilizan.
Con respecto al número de ciriales lo lógico es que se usen cuatro, ya que el Ritual
para el Culto no hace distinción en el número de ciriales a usar en las misas y las
celebraciones de adoración eucarística. De todos modos y, a pesar de que no tiene
ningún fundamento litúrgico, es usual colocar en los pasos de Misterio de algunas
hermandades sacramentales seis acólitos ceriferarios en señal de mayor respeto. Esta
costumbre no tiene ningún sentido en pasos de Palio u otros pasos (San Juan, Verónica,
etc) en los que siempre deben ser cuatro los ciriales ya que se pierde el sentido
eucarístico; además, en los pasos que no porten imágenes de Cristo y de María, como
ya se ha comentado anteriormente, no tiene sentido litúrgico el uso de acólitos
turiferarios.
Normalmente en Cádiz el cuerpo de acólitos está formado por diez integrantes: cruz
parroquial (en algunos lugares se le llama a este acólito crucífero), cuatro con ciriales
(los dos primeros escoltando a la cruz parroquial y los otros dos detrás del pertiguero a
una distancia de la primera pareja equivalente a la longitud del paso, aunque
litúrgicamente deberían de escoltar al pertiguero), el pertiguero (encargado de marcar el
paso por medio de golpes con la pértiga), dos con incensarios (detrás de los acólitos
ceriferarios), uno con la naveta (pieza de orfebrería en forma de casco de barco con una
cucharilla de orfebrería donde se guarda el incienso) y otro con el canasto (donde se
guardan las pastillas de carbón que se utilizan para encender el fuego, los pabilos y las
cerillas).
El origen de la figura del Pertiguero hay que verlo en los maestros de ceremonias de
las celebraciones religiosas y que solían asistir al celebrante en cuanto al servicio del
altar. De aquí se ha extrapolado a los pasos como altares en la calle que son. Asimismo,
los acólitos tienen su origen en los ministros no ordenados que se dedican al servicio del
altar, también llamados subdiáconos.
Los acólitos suelen ir con vestimenta de monaguillos e incluso revestidos de
Dalmáticas, la cual es una sotana de tela de damasco, con elementos decorativos
dorados que se coloca encima del alba blanca. El pertiguero suele llevar una vestimenta
especial llamada Ropón similar a la Dalmática, aunque suele llevar colgando en el pecho
el escudo de la Hermandad en plata. En cuanto a los colores de las Dalmáticas y el
Ropón del Pertiguero, suelen ser el negro (preferentemente), morado, burdeos y rojo en
el caso de ser hermandad sacramental, aunque se usan otros colores en función de la
túnica de la hermandad o de su vinculación a determinadas órdenes religiosas. El origen
de vestir a los acólitos con tanta riqueza estriba en la antigua tradición de que la riqueza
del señor se advierte en la riqueza con la que viste a sus servidores.
Una última nota con respecto al uso de la cruz parroquial en el acolitado y que no se
suele tener en cuenta. Sólo debería haber una cruz parroquial en la procesión y esta
debe ir empezando el cortejo de la Virgen. En caso de no colocarse en ese lugar, el lugar
más adecuado es en el cuerpo de acólitos de la Virgen. Por tanto, tampoco tiene mucho
sentido sacar la cruz parroquial en el paso de Misterio.
Y LLEGA LA PARTE MÁS ESPERADAS DE LOS CREYENTES Y COFRADES, EL
TRONO CON EL TITULAR CRISTÍFERO, YA SEA CAUTIVO,RESCATADO,
NAZARENO, CRUCIFICADO, SEPULCRO,DESCENDIMIENTO O RESUCITADO.
Penitencia
Siguiendo la frase «Toma tu Cruz y Sígueme» los penitentes se sitúan inmediatamente
detrás de los pasos y delante de la Banda de Música (aunque no siempre), normalmente
tras los del Señor pero en algunas cofradías también los podemos ver detrás del palio.
En algunos sitios los tramos de penitencia pueden verse en tramos diversos a lo largo de
todo el cortejo procesional y no obligatoriamente tras los pasos.
PARA EMPEZAR LA SECCIÓN DE LA VIRGEN COMENZAMOS CON LA CRUZ
PARROQUIAL
Cruz Parroquial
La insignia pertenece a la iglesia parroquial y tras ella comienzan a desfilar los
penitentes de la Virgen, le flanquean dos acólitos ceriferarios. La debe portar un
sacristán revestido de sotana, sobrepelliz o roquete (la tela blanca que va sobre la
sotana), aunque se suele dar el caso de llevarla un nazareno en algunas cofradías,
acompañándola siempre dos acólitos revestidos, normalmente con dalmáticas, que
llevan los ciriales. En caso de no tenerse Cruz Parroquial se deben empezar los tramos
con el Simpecado ó en su defecto la Cruz de Guía. La situación de la Cruz Parroquial
dentro del cortejo procesional de las cofradías que llevan un sólo paso es
inmediatamente después de las insignias correspondientes a lo que serían tramos del
Señor. Las Asociaciones Parroquiales también deberían empezar su discurrir con una
Cruz Parroquial. Suele tener unos 2,90 metros de alta y en ella se suelen incluir motivos
que hagan referencia a la parroquia de donde radica.
SIMPECADO
El origen del Simpecado está en el que sacó la hermandad de El Silencio de Sevilla en
representación del voto de defensa de esta hermandad de la Inmaculada Concepción de
la Virgen María en 1615. También se le conoce como Sinelabe ó Bandera
Concepcionista, dependiendo de la forma que tome y los elementos que la constituyan.
Debe ir acompañado siempre de Faroles, pero más pequeños que los de la Cruz de
Guía. Por lógica debería ir detrás de la Bandera Asuncionista, aunque por tradición se
coloca abriendo el cortejo de la Virgen. En el caso de sacar dos de estas insignias con el
mismo significado (por ejemplo, un simpecado y una Bandera Concepcionista), una se
colocará al principio del cortejo de la Virgen (tras la Cruz Parroquial) y la otra tras el
Banderín Asuncionista como última insignia antes del Estandarte corporativo de la
hermandad.
Pueden aparecer en forma de estandarte con una talla o pintura de la Virgen y un
pequeño listel con la leyenda «Sine labe concepta», entonces se llama Simpecado. El
asta va rematada por una cruz.
El Estandarte
Es la insignia más antigua de todas cuantas procesionan en Semana Santa y es
la que debe representar corporativamente a la cofradía en todos los cultos que celebre ó
asista, siendo además siempre la última insignia que debe aparecer en la procesión por
lo que no tiene sentido colocarlo al final de las secciones del Cristo. Solían ser negros o
morados e iban acompañados de varas iniciando el cortejo hasta que la Cruz de Guía
vino a sustituirle y entonces pasaron al final del cortejo. Lo que sí ha cambiado es la
forma de la insignia. Antes era algo parecido a un Simpecado, hoy en día adopta forma
de bandera recogida por el centro en señal de luto. En todas las hermandades encabeza
el último tramo antes de la presidencia del paso de la Virgen. Cuando sólo hay paso de
Cristo, va en el último tramo antes del Libro de Reglas. Cuando se sacan dos
estandartes (caso que se suele dar en archicofradías y cofradías sacramentales, aunque
no tiene demasiada lógica ya que debe haber sólo una insignia corporativa), este debe ir
al final de las secciones de cada paso, aunque de nuevo se da el caso de determinadas
hermandades que lo colocan justo después del Senatus, quizás en recuerdo de su
posición en la antigüedad.
En algunas Hermandades se utiliza el Bacalao, simplificación del Estandarte para poder
evitar el efecto de los fuertes vientos y que toma su nombre por la forma de pez que
tiene. En otros sitios se le conoce como Lábaro, especialmente cuando este va realizado
en plata. Suele llevarse el escudo de la Hermandad, aunque en algunos sitios se utiliza
algún símbolo ó imagen relativo a la misma, siempre acompañados de varas. En el asta
se suele poner una cruz o las siglas JHS (Jesús Hombre Salvador).
Este estandarte o bacalao es el mayor simbolo representativo de la cofradía. Para
cualquier a realizar o representación debe estar presidido por el mismo. Y es cerrado al
terminar con un nudo en señal de respeto y luto.
Por último, hablamos de Bandera cuando este toma la forma de bandera con una cruz
que la divide en el centro en cuatro partes con los colores de la túnica del titular y el
escudo en el centro y que lleva el penitente en su hombro, con lo cual es bastante más
fácil de llevar que el Estandarte. Cuando las secciones de penitentes del Cristo y la
Virgen tienen distintos colores en la túnica, se puede llegar al caso de tener la
Hermandad dos banderas, en ese caso en la Bandera de la Virgen a veces se sustituye
el escudo corporativo por la M mariana. Como se puede ver, no hay un criterio claro
definido, aunque la Bandera y el Guión parecen imponerse.
CURIOSIDADES
MANTILLAS
Vestirse de mantilla en Semana Santa es sinónimo de luto, respeto y tradición, Por ellos van
a oscuras, algunas en sus orígenes no se les veía ni la cara .
PENITENTES
Esa especie de sombrero cónico que cubre la cabeza y parte del cuerpo de los nazarenos
que desfilan en las procesiones es uno de los elementos más característicos de la Semana
Santa. Los hay de diferentes colores y tienen una gran carga simbólica y religiosa ¿Pero
cuál es su origen?
Es un tanto oscuro y para determinar su uso hay que remontarse a la Edad Media.
Concretamente a la época en la que a los reos condenados a muerte se les obligaba a
vestir un atuendo que incluía una vestimenta de color amarillo y un capirote. Este atuendo
era utilizado en el «paseo» que se les daba antes de la ejecución, como una forma de
humillación pública. Este capirote estaba decorado con pinturas dependiendo del delito que
habían realizado.
El significado está vinculado a la penitencia y el sufrimiento de Cristo, además de
preservar la identidad.
Palio
El paso de palio es, sin ninguna duda, el elemento del cortejo procesional que más y mejor
ha evolucionado.
La primera diferencia, y muy sustancial, se efectúa muy pronto: el palio que, en señal de
respeto va detrás del paso del Señor, en el de la Dolorosa se coloca sobre el paso mismo.
Los primeros palios sólo tienen cuatro varales (hoy nos parecen templetes), después tienen
seis, ocho… hasta llegar a los doce que tienen en la actualidad
La iluminación de la imagen también ha cambiado sustancialmente; de los dos o cuatro
faroles de un principio a la candelería actual hay un gran camino recorrido; y cada etapa es
un alarde de imaginación y de buen gusto.
El último elemento que se le incorpora al paso de palio, y el más genial, es el candelabro de
cola; fue en los primeros años de nuestro siglo.
Hoy los candelabros de cola nos parecen indispensables, y nos dan la sensación que
siempre estuvieron ahí, pese a la poca vida que le auguraron los inmovilistas de entonces.
El palio en sí, tiene un origen muy remoto, parece que se debe su nacimiento a la necesidad
de proteger de la lluvia y del sol a personas importantes, identificándose enseguida con la
jerarquía y quedando convertido en un símbolo de ésta.
Existen pinturas del siglo XV y del XVI en las que se observan procesiones eucarísticas, en
las cuales el sacerdote lleva la sagrada Eucaristía bajo la protección del Papa, sin embargo,
no se conservan, de aquella época, imágenes de la Virgen con este dosel en sus andas
El Paso de Palio nace en Sevilla y el primer documento gráfico de su utilización nos lo da la
Hermandad del Silencio en un grabado antiguo que data de 1611. La primera cofradía en
utilizar el Palio adosado a un paso fue, según la tradición, la Soledad de San Lorenzo, y de
ello nos da fe el historiador Bermejo en 1882, contándonos que en 1610, la cofradía estaba
costeando el bordado del Palio.
Sin ir más lejos, en el Paso de Palio, los doce varales representan a los doce apóstoles; la
candelería nos recuerda el pasaje bíblico del Exodo que habla de la zarza que estaba
ardiendo y no se consumía, de este modo, la Virgen aparece glorificada ante esa luz que es
signo de la presencia salvífica de Dios; las jarras aluden al mundo de lo femenino, es más,
la jarra con azucenas se ha convertido, iconográficamente, en el emblema mariano por
excelencia.
La cara interior del palio o cielo, además de bordada puede ir decorada con un medallón
central con el Espíritu Santo, motivos marianos o el escudo de la corporación (la gloria). El
material empleado es el terciopelo.
A mediados del XIX y, coincidiendo con la recuperación y redefinición de la fiesta, el cada
vez mayor sentido festivo del palio se plasmó en una evolución de los modelos barrocos y
en una revitalización de técnicas como la del bordado a realce que, por costosas, podemos
imaginar no pudieron permitirse muchas hermandades en tiempos de crisis.
Aunque todos sabemos lo costoso que es limpiar la cera en materiales tan delicados, he
decid que todo trono debe llevar todas sus velas naturales , no están admitidas ni velas de
parafina ni eléctricas ya que estamos hablando que es que está en ese trono es nuestro
profeto o su madre María, reina para los creyentes. (En teba debido al aire que no suele
hacer nunca se ponen focos a batería, aunque realmente no están del todo permitidos ya
que debe ser la luz natural la que alumbren a nuestros titulares.
La virgen en su mano principal debe llevar un pañuelo, sin más detalles que resaltan en la
mano.Porque Maria llora al ver a su hijo muerto y su pañuelo es el único consuelo con el
que seca sus lagrimas, lagrimas de dolor.
Himno nacional
El hecho de interpretar el himno de España en algunas ceremonias religiosas es una
costumbre heredada de la dictadura franquista. Durante el mandato de Franco estaba
establecido que las imágenes religiosas debían recibir honores militares, y por tanto en su
presencia debía sonar el himno nacional.
Ya que iban a salir unos reyes, siendo Cristo Rey y María reina.
Y ahora llega el momento que más estaba esperando para ello con el silencio que habéis
guardado un mechero y mis propias palabras no necesito nada más.
Por qué a todos ellos. Mi querida Hdad. de Málaga, que están esperando que termine y que
les diga por el móvil que todo ha salido bien, a mi familia de votos mi granuja y cofrades que
descansais junto al padre celestial y que desde ayer arriba me habéis apoyado en esta
conferencia le enciendo a este penitente Una vela morada, color de la cuaresma como
símbolo de luz eterna y que Cristo sigue vivo en nuestro corazón.
Sí … o sea las gracias por haber estado conmigo hoy y esta vela es solo vuestra (besos).
Y ya con el escenario entero montado, puedo sentir orgullo de que es ser ponente de la
semana más bonita para un Cofrade y que mejor que en este pueblo porque yo, Jose
Antonio, Guerra, un humilde Cofrade hoy en el día 17 de marzo del año de gracia de
Nuestro Señor, Jesucristo, 2024 he sido ponente de las jornadas cofrades de la semana
Santa De Teba.
Muchas gracias

También te puede interesar

Deja un comentario