Jueves Santo 2016

por admin

Un año más y con la misma ilusión de siempre, hemos paseado por las calles de nuestro pueblo a nuestra Sagrada Titular.

El pasado Jueves Santo largas filas de mantillasnazarenos y  costaleros iniciamos, desde nuestra casa hermandad, el desfile hacía nuestra espectacular Iglesia de la Santa Cruz Real, que este año lucía de forma aún más especial que otros años, debido a las reformas llevadas a cabo recientemente.

También con esa misma ilusión, todos los miembros de la nueva Junta de Gobierno, hicieron gala de su saber hacer y estar guiados sin duda por su amor a la Virgen y a la Hermandad a la que han pertenecido desde su más temprana edad, así como de la herencia que recibieron y reciben de sus mayores.

El día se presentó con una climatología muy benigna, lo cual presagiaba una tarde perfecta;  como anécdota  resaltar el hecho de que hacía ya bastantes años que las velas del trono  no permanecían encendidas a lo largo de todo el recorrido…

El ritual de cada Jueves Santo comienza en nuestra casa hermandad, con la vestida de nuestros pedidores de calle, que con ilusión y experiencia en el caso de Mario y lógico nerviosismo, en el caso de Belén, salieron decididos a entregar el día a esta preciosa labor. La mañana continua con un ir y venir de preparativos para que la procesión salga perfecta…

Y ya a partir de las 19:30h, tras la celebración de los Santos Oficios, todos nos dirigimos a nuestra Casa Hermandad desde la que partimos en ordenadas filas hacía la Iglesia.  La entrada al templo se convierte era un hormiguero de fieles deseosos de ver a sus imágenes en sus tronos y así, vimos salir a Nuestro Padre Jesús, que este año estrenaba mayordomo. Majestuoso como siempre… Tras él, nuestra Virgen de la Paz, divinamente engalanada y con una suerte de flores que solo el hermano y cofrade Eduardo dispone cada año de forma novedosa. Y es en la salida cuando entonan el himno y se realiza la suelta de palomas cuando se nos encoge el corazón a la mayoría de nosotros ante tal acumulo de belleza, humildad y dolor en el rostro de nuestra Virgen.  Los costaleros corean sin cesar el “Viva la Virgen de la Paz” y este año la emoción corrió a raudales desde los primeros momentos, pues Nuestro Padre Jesús, espera a su madre en la calle grande, justo frente a la Iglesia para iniciar juntos ese recorrido que cada año ambos realizan por las calles de nuestro pueblo…se viven momentos inolvidables. 

El recorrido hasta la calle San Francisco fue mejor que nunca, al menos esa sensación nos queda a los que vivimos desde dentro estos momentos , no existió separación entre ambos tronos y ya en los cuatros cantillos pudimos volver a ver las dos imágenes una frente otra, en un alarde de saber hacer de ambos mayordomos.  Y así transcurrió todo el recorrido hasta la entrada en el templo con el deber cumplido un año más y contando ya los días que quedan para volver a verla, nuevamente, en las calles.

En los siguientes enlaces podéis ver una pequeña película de lo que fue:

  La Salida

Encuentro

Entrada  

0 comentario

También te puede interesar