A nuestro anterior Hermano Mayor, «por ser como era».

por admin

Hace unos años, en tu despedida como Hermano Mayor te escribí estas palabras… hoy cuando apenas nos acabas de dejar, me reafirmo en todo lo que dije aquel día y recuerdo emocionada como con lágrimas en los ojos, viniste a darme las gracias y a decirme que no era para tanto…Si lo era querido amigo…

A TÍ, POR SER COMO ERES.

Y hoy quizás es la ocasión para homenajear a alguien de nuestra Hermandad que ha estado y sigue estando al pie del cañón…. Alguien que, con la segura inspiración de nuestra querida Virgen, ha tenido el gran mérito de unirnos a todos bajo el mismo color celeste de nuestra venerable Institución. Alguien que, sin proceder de estirpe cofrade alguna, ha conseguido llegar a lo más alto de la Semana Santa tebeña, demostrando que no importan abolengos, familias ni legados cuando se tiene fe y se ama de corazón a nuestra venerada María. Alguien cuyo trabajo callado a veces, sonado otras, nos ha ido conquistando a todos a lo largo de estos años. Alguien en quien la humildad ha sido la mayor virtud, santo y seña durante todo el tiempo que ha ejercido su cargo. ¿Quién puede negar nada al que viene a pedir algo con ese respeto, ese cariño y, repito, esa humildad…?Alguien que ha sabido siempre ser agradecido y al que he visto dar las gracias por todo y a todos en innumerables ocasiones. La vida no es fácil para casi nadie y para él tampoco lo ha sido durante estos años. En este tiempo que ahora glosamos ha visto crecer a sus hijos, ha sido abuelo, ha perdido seres queridos…y sin embargo, a pesar de todas las dificultades que la vida ha ido poniendo en su camino, él no ha tirado la toalla nunca y ha estado siempre ahí: baluarte de su familia y bastión de sus compañeros y compañeras cofrades. Nada pudo contigo, querido amigo y solo los estatutos y el tiempo inexorable han conseguido que pases a un merecido descanso desde el que, a buen seguro, continuarás prestando tu hombro y tu apoyo en todo lo que tenga que ver con tu Hermandad. Fue otra gran virtud tuya, que nadie podrá soslayar, el que supieras rodearte de gente excepcional; unos amigos y otros conocidos aunque no por ello menos hermanos. Alguno, ya sabes, tristemente no está con nosotros, aunque seguro que donde se encuentran, al lado de nuestra madre, sigue prestándonos todo su apoyo. Con todos ellos, permitidme la comparación por los futboleros a los que me refiero, “ jugando en equipo”, habéis hecho de la historia reciente de la Hermandad, y no tengo temor a equivocarme, la más fructífera de todas nuestras etapas .Hoy cuando todo es euforia y futuro, Rafalín, nos atrevemos a calificarte como uno de los mejores hermanos mayores que esta, nuestra Hermandad de la Paz, ha tenido siempre. Solo me cabe esperar que la nueva Junta tenga en ti el mejor ejemplo a seguir y que la Virgen de la Paz les ayude en el camino como sin duda te ayudó a ti a lo largo de estos 10 años. GRACIAS HERMANO MAYOR.

Por M.A.B.R.

0 comentario

También te puede interesar